ENVIANOS UN CORREO
SEGUINOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

El canto de las sirenas, fascinación por lo superfluo

El canto de las sirenas, fascinación por lo superfluo
18 Sep
2017

La frase “el canto de las sirenas”, tiene  su origen en unos seres fabulosos llamados sirenas. Un rasgo que define a este ser mitológico es, sin duda, el gran poder de seducción que se atribuía a su voz. El primero en relatar esa cualidad terrible fue Homero, en cuyo célebre libro de La Odisea, las describe como seres que “hechizan a todos los hombres que se acercan a ellas”, puesto que aquel que escucha su voz “nunca se verá rodeado de su esposa y tiernos hijos (…).

 

La frase "canto de sirenas" se utiliza para señalar un discurso elaborado con palabras agradables y convincentes, pero que esconden alguna seducción o engaño.

En lo cotidiano estamos rodeados por numerosas maquinarias montadas para el engaño y la fascinación. Los discursos elaborados para la secuencia de tretas, son cada vez más convincentes. Los vendedores de humo engañan de manera sistemática sin discriminación alguna. La idea es captar la atención de las personas y llevarlas a los fines que se proponen. En general, estos fines apuntan al consumo desmedido, a una desafortunada inversión del tiempo y a una acotación en las condiciones de posibilidad de reflexión.

Aunque los seres humanos aman la libertad, se compran sus propias cadenas para elegir los modos de esclavitud. Esta paradoja tiene su origen en diversas fuentes de manipulación de masas. Un ejemplo es la intolerancia. La mayoría de las personas dirán que es bueno ser tolerante con todas las opiniones, sin embargo, existen grupos específicos a los cuales no les admiten ni siquiera opinión. Eso es una de las maneras más imbéciles de intolerancia.

¿Qué hay detrás de la maquinaria de la fascinación?

En primer lugar, una vida sin propósito. Vivir sin propósito es vivir “llevado de las narices”, es improvisar y no admitir planes a largo plazo. Es vivir al día. No quiere decir que el factor sorpresa no tenga lugar en lo cotidiano ya que salirse de lo rutinario, es fabuloso, genera innovación y oxígeno en las metas que se pretenden alcanzar. Las metas tienden a la felicidad del ser. La felicidad del ser está vinculada con el cumplimiento de esos propósitos. Por supuesto que vivir con sentido tiene un costo. Es, en múltiples oportunidades, salirse del canon de lo comercial, de lo socialmente aceptable.

Respecto de esta última mención, encuentro aquí una de las paradojas más impresionantes de la sociedad actual. La mayoría no está de acuerdo con lo que somos como sociedad. Entonces, ¿se vive basado en aceptar la realidad desde la estupidez?. Parece ser que el canto de las sirenas ha fascinado a niveles macro. Se acepta lo malo como bueno para no quedar excluido, se mira lo que se critica como obsceno, se compra lo que mata, se envenena lo que es puro, o en el peor de los casos se adultera. Así, nada es tan bueno o tan malo. Así todo es mediocre. Las relaciones humanas se vuelven cada vez más superfluas, cada vez menos humanas.

¿Existen vías de escape posibles de las voces hechizantes de las sirenas?

Algunas posibilidades para asomarse:

  • El replanteo del propósito, de los motivos, de las acciones a llevar a cabo, constituye un buen comienzo. Pensarse en el lugar actual y dónde se quiere estar en el corto y largo plazo. Pensar en función de otros, entendiendo que los que nos rodean son fines en sí mismos y nunca deberían convertirse en medios.
  • La reflexión en torno a lo que se construye como persona a diario. La realidad no está al lado nuestro, está en nosotros, en lo que elegimos, decidimos y concretamos.
  • La valentía para asumir los riesgos de enfrentarse al cruel status quo y definir sinceramente la identidad del ser, sin permisos para que las sirenas opinen o alcen su voz. Esa es en definitiva una conversación con uno mismo.

Lorena Leiva

Prof. En Ciencias de la Educación.

Modificado por última vez en Martes, 19 Septiembre 2017 10:36
Etiquetado como

MAS LEIDAS

ULTIMAS NOTICIAS

Auspicio de Portada (CCREP)
Auspicio de Portada (Municipalidad San Lorenzo)
Auspicio de Portada (Gobierno Santa Fe)
Auspicio de Portada (Municipalidad PGSM)