Este jueves imputaron a Dos jefes policiales de la Dirección General Provincial de Seguridad Vial (DGPSV) y otros tres policías por al menos 41 hechos ilícitos cometidos en rutas del centro norte provincial.

Uno de los hombres investigados es el ahora ex jefe de la Unidad Operativa Regional 3 de la DGPSV. Se le atribuyeron 36 hechos ilícitos. Otro funcionario policial investigado era el jefe de la Brigada Motorizada de la Unidad Operativa Regional 3 de la Agencia de Seguridad Vial.  Tiene 42 años y se le atribuyeron seis hechos ilícitos.

Los policías solían ordenar a los agentes de Seguridad Vial no labrar ciertas actas de infracción, pedían no controlar vehículos en los que transitaban amigos o familiares suyos y permitían el acceso a vehículos que no contaban con la documentación exigida.

También solían pedir dinero, entre 15 mil y 30 mil pesos, a transportistas para acompañarlos en la ruta tras no contar con los permisos reglamentarios.