El presidente Alberto Fernández encabezará este viernes desde las 12 la reactivación del servicio ferroviario que conecta las ciudades de Cañada de Gómez y Rosario, después de 45 años de inactividad de ese ramal. Según información oficial el recorrido demorará 2 horas y 10 minutos, aunque algunos estiman que puede llegar a demorar cerca de 2 horas y 40 minutos, casi el triple que en auto, y genera dudas sobre la eficacia y necesidad del servicio.

Del acto presidencial también participará el flamante ministro de Economía, Sergio Massa (cuya presencia se confirmó a último momento), el gobernador de la provincia, Omar Perotti; el ministro de Transporte, Alexis Guerrera; el secretario de Transporte nacional, Diego Giuliano, y autoridades locales. Sin embargo, el tren comenzó a andar desde las 9.45, con la presencia en Rosario de Perotti, el intendente Pablo Javkin y otras autoridades.

Por ahora, el tren tendrá tres servicios diarios, con salida desde Cañada de Gómez a las 5.15, para llegar a Rosario 7.20. En lo que respecta desde Rosario, el último viaje saldrá a las 19 y tendrá como destino final Cañada de Gómez, siempre pasando por las distintas estaciones intermedias.

Se trata de un servicio que tardará más de dos horas en recorrer poco más de 70 kilómetros, lo que despertó algunas críticas en las redes sociales en referencia a la supuesta necesidad de un servicio que no está en funcionamiento hace 45 años.

El costo del boleto por todo el tramo será de 120 pesos, mientras que los tramos intermedios inferiores a la mitad del recorrido, hasta la estación Roldán, tendrá un valor de $60.

Se trata de un bajo costo para el usuario, pero en términos económicos y no así en referencia al tiempo invertido en ese viaje. 

El ex concejal de Cañada de Gómez y referente liberal de la región, Franco Mazzoli, dialogó con el programa "Vamos Juntos" por FM Red 105.7 sobre el tren y la llegada de Alberto Fernández: "Acá hay muchísimo disgusto. Estamos en una zona agropecuaria donde las últimas medidas no han sido bien tomadas por el sector. Pero el disgusto no está sólo en el sector agropecuario, sino en toda la sociedad".

"Este no es el tren bala que prometió Néstor Kirchner hace muchos años, tarda entre 2 horas y 15 minutos, y 2 horas y 40 minutos. Tiene un boleto subsidiado que anda en el orden de los 120 pesos", agregó. 

El secretario de Transporte Giuliano informó que, en principio, el servicio de pasajeros contará con dos frecuencias diarias a la mañana y a la tarde y con seis paradas intermedias en el barrio rosarino de Fisherton y las localidades de Funes, Roldán, San Jerónimo, Carcarañá y Correa.

De todos modos aclaró que durante los primeros meses de funcionamiento serán experimentales para poder definir si se mantienen esos horarios de los servicios o si será necesario sumar un nuevo recorrido en otro momento del día.

Se estima que 2.000 pasajeros diarios se movilizarán entre los 71 kilómetros que separan a las estaciones de Rosario Norte y Cañada de Gómez.