Los autos prendidos fuego son una cotidianeidad en San Lorenzo y la región, pero casi nunca con estos detalles: Fue a plena luz del día, cuando generalmente sucede a la noche, y el dueño no pudo ser ubicado. Este caso pasó en San Juan al 500 y acudieron Bomberos Zapadores.

Un vecino alertó al cuerpo bomberil, quienes cuando llegaron observaron que el foco ígneo era en cercanías del lado del acompañante. El rodado era un Fiat Palio y fueron extinguidas las llamas rápidamente.

La particularidad es que además de no haber testigos, los bomberos no pudieron identificar al dueño o poseedor del automóvil.